Artists in their studios

A mi llegada a Nueva York me reencontré con Esther Rosa. Hacía más de 15 años que no volvíamos a vernos. Ella se había ido a vivir a la ciudad de los rascacielos siguiendo a su marido y dejando atrás su empleo en el mundo de los recursos humanos.

La “consorte” de un expatriado con green card prácticamente no existe: no puede trabajar y solo se puede dedicar a ser esposa y madre las 24 horas del día. Gracias a eso, Esther se vuelca en lo que fue su pasión nunca desarrollada: el arte.

Gracias a ella, consigo entrar en un mundo fascinante: el arte, los artistas y sus estudios. Ella me abre la puerta a la National Academy Museum and School of Fine Arts de Nueva York. Me permite estar en su estudio mientras ella trabaja en su nueva exposición, me presenta a sus compañeros y me brinda la oportunidad de hacer un seguimiento de sus trabajos durante un semestre.

Como fruto de su colaboración nace Artist in their studios.







Recent Portfolios